Post Tue Mar 29, 2011 5:14 pm

Las Aperturas

Texto extraído del manual "aperturas abiertas" de Máximo Borrell

Image

Conocido el valor absoluto de las piezas tomando el Peón como unidad (R=4,5; D=10; A=3,5; C=3: T=5,5), surge la cuestión de cómo emplearlas con mayor provecho.

Sobre este punto la teoría del des- arrollo suministra normas de gran valor práctico. El desarrollo debe realizarse con método, de modo que cada jugada sea útil, es decir, ponga en acción una nueva pieza (a ser posible).

Extraídas de la práctica y enunciadas por los más reputados maestros, se ha conseguido acumular un conjunto de reglas válidas para todas las aperturas, pero muy particularmente para las de carácter abierto:

Image

- 1. Empezar la partida avanzando dos casillas uno de los peones centrales. Así se abre paso a la Dama y a uno de los alfiles.

- 2. Avanzar el segundo Peón central con objeto de dar juego al otro Alfil.

- 3. Ante la duda de desarrollar primero un Caballo o un Alfil, decidirse por el Caballo, porque los alfiles ya actúan sobre el campo adversario desde su casilla inicial una vez avanzados los peones centrales y, además, porque no siempre es fácil decidir cuál será la casilla más adecuada hasta que la partida esté algo más avanzada. (El Caballo de Rey, por ejemplo, entre salir por 3T, 2R, 2D o 3A, casi siempre es preferible por 3A.)

- 4. Siempre que sea posible, combinar las jugadas correctas de desarrollo con una amenaza.

- 5. Jugar para controlar el centro (casillas 4R, 4D, 13 5R y 5D) y esforzarse en mantener, al menos, un Peón en él.
- 6. Asegurar la posición del Rey mediante el enroque. Generalmente, conviene hacerlo pronto y por el lado de Rey.

- 7. Desarrollar las torres colocándolas en columnas abiertas (sin peones) o semiabiertas (sin peones propios, pero con uno o más del adversario).

- 8. La Dama no debe jugarse al comienzo de la partida, ya que, en virtud de su gran valor, puede ser atacada por las piezas contrarias (así nuestro contrincante desarrollaría y amenazaría, ganando tiempos; véase regla núm. 4).

- 9. Los peones laterales sirven para proteger al Rey (caso de enroque) y también para iniciar maniobras ulteriores; son, en cierto modo, fuerzas de reserva.

- 10. No sacrificar material sin un motivo claro y apropiado. Podemos precisar que el ofrecimiento de un Peón (por ejemplo, en un gambito) debe obedecer a una, al menos, de las cuatro razones siguientes:

- a) Permitir una ventaja tangible de desarrollo.
- b) Desviar la Dama contraria.
- c) Impedir, definitiva o transitoriamente, el enroque adversario.
- d) Preparar un fuerte ataque.


- Otras reglas complementarias son: 11. La apertura comprende, como mínimo, 6 o 7 jugadas.

- 12. No malgastar tiempos capturando peones si ello retrasa el desarrollo.

- 13. No realizar jugadas que obstruyan las propias piezas.

- 14. Suele ser perjudicial mover demasiado pronto los peones laterales, especialmente los de Torre y Caballo.

- 15. Cuando se captura con un Peón, conviene, en general, hacerlo hacia el centro.


En las posiciones de carácter cerrado, las piezas se pueden movilizar con mayor lentitud (incluso se puede jugar varias veces una misma pieza, como se verá, por ejemplo, en la Apertura Española), aunque se dé tiempo al adversario para adelantarse en el desarrollo. Para ello es condición sine qua non //(sin la cual no)// que la posición se mantenga cerrada hasta completar el desarrollo, ya que una vez abierto el juego, las complicaciones favorecen al bando con mayor número de piezas en acción.

Fuente: Redactado por Mí...xD